Traductor, un oficio de alto riesgo

Photo: REUTERS

 

El traductor, concretamente el intérprete, se convierte en un intermediario imprescindible para las fuerzas armadas extranjeras en los principales conflictos armados internacionales. En numerosas ocasiones su trabajo se realiza en condiciones pésimas (lugar de alta peligrosidad, grandes riesgos, horarios indefinidos, etc.), al contrario que en otros ámbitos más habituales de interpretación (por ejemplo, en una conferencia), donde no existen estas condiciones.

De forma general, dicha actividad está realizada por traductores ad hoc nativos contratados para este fin. Su papel, casi siempre oculto y en segundo plano, forma totalmente parte de la estrategia de la parte que requiere sus servicios. Sin él, llevar a cabo una misión, tanto periodística como táctica, resulta difícil, incluso imposible.

En algunos casos, el traductor, por su seguridad y también presionado por su empleador, se ve obligado a llevar armas de fuego, cuando su “arma” habitual es un micrófono o un bolígrafo. El inconveniente, no insignificante y sin ninguna duda, es el hecho de que estos traductores y sus familias reciben amenazas y estén considerados traidores, infieles, espías, aliados o cualquier otro título similar por los locales.

Los traductores locales reclutados se encuentran entre la espada y la pared por el mero hecho de que los ciudadanos del lugar tienen una percepción equivocada del oficio de traductor, considerándoles responsables de las muertes en los bombardeos o en los ataques aéreos.

Los traductores en conflictos armados también juegan un papel muy importante a nivel periodístico, ya que acompañan en muchos casos a los corresponsales de guerra y viven con ellos todas las caras y crudezas de la batalla, en muchos casos, prácticamente desde la primera línea del conflicto con los peligros que ello conlleva.

Este oficio, invisible para el público, merece una atención particular que queremos subrayar en IDEAL TRADUCCIONES.

#IdealTraducciones

#HablamosTraducimosComunicamos

#UnMundoSinLimitesLingüísticos